Club Jorge Newbery de Junín
Junín. Bs. As. Argentina
Untitled Document
  • 01
  • slider
  • 03
011 022 033
bootstrap slider by WOWSlider.com v8.6
 
11-06-2017 | 00:23
  Newbery goleo a Villa en...
UNA TARDE "BLANQUITA"
 
Descomunal actuación del "Aviador" que le ganó 4 a 0 a un Villa Belgrano absolutamente descontextualizado de su historia. Un partidazo de Agustín Sospicio, cerró con el cuarto gol, y si bien erró varios mas (hasta le desviaron un penal) enmarcó un partido fantastico. Otra revelación fue la de Juan (Blanquito) Giannini que se despachó con dos goles, el de apertura y el tercero. Gastón Campos hizo el segundo aprovechando una pifia del arquero Patricio Bilos. Newbery con 22 puntos se escapa a 4 de ambos Rivadavia's.
 

MIRA TODAS LAS IMAGENES DEL PARTIDO 

Villa siempre fue y será un rival complicado que Newbery debe respetar porque la historia así lo manda, los de “la placita” siempre son equipos a los que no se les puede dar un metro, ni un minuto de distracción, ni un poco de contemplación, porque lo lamentás.

Hoy los del Pueblo Nuevo salieron concentradísimos, no dieron respiro. El partido se planteó en el primer tiempo en el medio campo, había que torcer el brazo, presionar y crear para definir. La verdad el equipo de Messina superó en todo al de la V azulada.

No hubo un solo momento en que Villa Belgrano preocupara a Oscar De Giulio con cierta premura. A los 8min ya Sospicio que se debe haber perdido unos seis goles sin exagerar en lo más mínimo, ponía en aprieto a Bilos. A los 13 min Daniel Cofreces tuvo tal vez la única oportunidad, pero definió bastante abierto.

Un minuto más allá, viene una corrida de Gastón Campos por izquierda, manda un centro al área pero Sospicio cortinando de espalda se la deja a Blanquito Gianini que venía tocando pito. Ensaya un disparo cruzado a media altura que infla la red del arco que da al Barrio Metalurgico. Gol, el primero, temprano y tranquilizador.

El partido entró en una puja no demasiado interesante semejante a un enorme scrum de rugby, donde todos hacen fuerzas que se anulan entre sí, pero no por ello deja de ser un titánico esfuerzo. Igual… siempre daba la sensación de que el conguero manejaba mejor los hilos y por ende se podía esperar algo más.

Por el contrario, Villa no lograba circular con eficacia el balón y German Tusso jamás supo explotar la capacidad de Leandro Milla ni la potencia de Daniel Cofreces.

En el segundo tiempo, Villa cayó desde el comienzo en una depresión física significativa y no tuvo más remedio que recluirse en su campo. A la inversa, Newbery tiene un estado impecable y aprovechó el talento de Santiago Inchauspe con la explosión de un indescifrable Agustín Sospicio y no dejemos fuera a Rodrigo Galante en el trio de los exquisitos.

De arranque nomás, hay un claro penal que ejecuta Sospicio algo suave para nuestro propio gusto y el arquero visitante puede desviar.

Pero el segundo no tardaría en llegar, vino dos minutos más tarde a través de la potencia de Gastón Campos, que muchas veces es traicionado por su temperamento incendiario, controvertido; pero a la vez es uno de esos jugadores que mueve montañas, agresivo vigoroso e incansable. Se quedó con un error tremendo de Bilos que pifia una bolea de rechazo y se la deja servidita a Campos que tuvo un espacio como de su apellido para definir.

Gastón seguramente va a ser muy necesario en el Federal B donde hay que “poner” como dice la tribuna. Otro que hoy estuvo superlativo fue Blanquito Gianini que a fuerza de coraje e inconciencia se mandó más de una vez y en una de esas encontró el tercero (segundo en su cuenta), tras una jugada donde interviene cerca del medio campo. Pasó por varios delanteros con frenético dos unos y es Galante quien la manda al área chica. Y quien estaba ahí… “Blanquito” que se había cruzado media cancha para definir de 9 con todo el arco a su disposición.

La verdad es que Villa sufrió demasiado el segundo período, es que hay que bancarse tres delanteros que te aparecen por cualquier lado y juegan a un toque. Hoy faltó precisión para definir el último pase o el disparo al arco, hubo tantas posibilidades ciertas que pudo haber terminado en una catástrofe histórica para la visita. Y de tantp ir a los 35min se le dió a Agustín, acierta con una contra  que encuentra tal confundida a la defensa rival que quien lo marcaba era Leandro Milla. por supuesto esta vez no falló con ese balinazo cruzado de izquierda a derecha.

Esta tarde la defensa fue inexpugnable y Oscar De Giulio casi un espectador. Dirigió Jorge Barragan los ayudantes fueron Marcelo Martin y Lucas Demaro. Newbery sabe a que juega y lo hace bien. No es poco por estos días conservar identidad y mas aún en el fútbol local.-

  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

click en foto para ampliar

 
Diario Digital
 
Todos los derechos reservados © 2017